Pocos días me encuentro con un artículo así: claro, tajante y, sobretodo, directo: “el escabroso plan de rescate propuesto para Irlanda es un sinsentido. Intelectualmente erróneo, es inútil en sus objetivos, injusto en su reparto de costes y la semilla de futuros problemas. Y lo que es peor, existe una alternativa mucho más sensata”. Toma.

Luis Garicano, Tano Santos y Jesús Fernádez-Villaverde (recomiendo su blog: www.fedeablogs.net) sustentan grandiosamente estas afirmaciones en La Banca Rota Necesaria (El País, 28-nov-10).

Su propuesta final es debatible, pero en el desarrollo de sus premisas hay fragmentos brillantes, que vale la pena recordar:

  1. Argumento de fondo es falaz: se parte de la premisa de que el origen de nuestras desgracias estuvo en haber dejado caer a Lehman Brothers. Error: la caída de Lehman fue un síntoma no una causa. Y en el caso de Irlanda el error es más craso aún. “Uno, porque el coste del rescate compromete las finanzas públicas más allá de cualquier nivel de prudencia. Dos, porque la experiencia histórica que se cita para justificar esta locura viene de un periodo donde la banca nacional era clave para el funcionamiento de una economía. No es el caso hoy. Las grandes entidades financieras internacionales, muchos de ellas presentes en la isla, estarían encantadas de sustituir como intermediarios a Bank of Ireland, etc”.
  2. El plan de rescate será además ineficaz: “Primero, porque socava los incentivos del sistema económico en sus cimientos fundamentales. La economía de mercado se basa en la responsabilidad, para lo bueno, las ganancias, y para lo malo, las pérdidas. Por tanto es inaceptable que los acreedores de los bancos irlandeses no sufran las consecuencias de sus malas inversiones. Segundo, peor aún, el plan “condena” a Irlanda a un periodo de ajuste fiscal brutal sin garantía alguna de éxito”.
  3. El plan es injusto: “no existe motivo alguno para que el contribuyente irlandés satisfaga deudas contraídas entre dos partes privadas, incluso admitiendo los errores gravísimos cometidos por su gobierno durante los últimos años. Y no hablamos de pequeñas cantidades: la socialización de las pérdidas va a caer sobre el contribuyente irlandés de forma despiadada”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s