La revista online de la Reason Foundation ha preparado un interesante minidocumental. En él, Andreas Berg, autor de la The Capitalist Welfare State, y economista de la Universidad de Lund, explica las verdaderas razones de la bonanza económica que vive hoy Suecia, desmintiendo las leyendas comunes que ponen al país nórdico como paradigma de éxito socialista.

“Suecia se volvió un país rico…gracias a instituciones capitalistas eficaces” a partir de 1870. Lo más importante es que las grandes empresas suecas fueron innovadoras durante la primera mitad del siglo XX, y se ajustaron a los requerimientos del libre mercado. De hecho, fue durante la década de 1960 que comenzó el estatismo socialista desenfrenado, lo cual sólo perjudicó su ritmo de crecimiento económico severamente. En consecuencia, durante los 90, comenzó un curso de liberalización económica que continua hasta la actualidad, porque los ciudadanos se percataron de los estragos que estaba causando la omnipresencia del Estado de bienestar y la excesiva regulación. Una de las principales medidas fue bajar el tipo impositivo de los contribuyentes más ricos, los empresarios capitalistas que crean la riqueza.

Por otro lado, hubo una extensa reforma para desregular la economía; desde la electricidad y el trasporte hasta, incluso, la educación. Bergh también explica cómo el programa de bonos estatales pudo revitalizar el sistema educativo del país: un sistema en el que los centros educativos públicos y privados (con o sin afán de lucro) compiten unos con otros para atraer alumnos. Los padres reciben bonos del Gobierno para pagar la escuela que elijan, con la opción de completar de su bolsillo la diferencia si quieren matricularlos en institutos más caros. Lo mismo que han hecho, con gran éxito, países como Chile, que hoy goza de los mejores estándares de rendimientos académico de toda América Latina.

Bergh es tajante: “me impresiona que el periodo de más sinsentido económico de Suecia haya marcado tanto su reputación”. Y la mayoría de los votantes parece pensar los mismo. De hecho, su actual primer ministro, Fredrik Reinfeldt, fue elegido en 2006 bajo la promesa de recortar drásticamente el gasto público y reducir el Estado de bienestar. Ha tenido tanto éxito, que hasta el mandatario británico lo visita para enterarse cómo lo ha logrado.

Mientras los suecos van por el camino de la liberalización, otros “iluminados” recorren la senda contraria.

7 thoughts on “Suecia es un modelo…de éxito capitalista

  1. El desarrollo económico de un país no lo define el capitalismo o el socialismo. Si fuese así por qué existen países subdesarrollados con modelos capitalistas. Los motores de desarrollo son los medios de producción, si estos se utilizan eficazmente se logra el desarrollo de una economía. Sé que muchos hablan maravillas del sistema educativo chileno, pero según la Unicef fomenta la desigualdad y la exclusión. Pienso que todos deben tener la oportunidad de tener una excelente educación sin distinción de ningún tipo. Por si acaso, apoyo el socialismo de mercado.😛 Saludos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s