Ecuador está inflando su “burbujita” inmobiliaria, y los signos ya se han hecho manifiestos en Guayaquil, su capital económica. El precio de la vivienda ha subido hasta en un 30 por ciento. Eso es mucho, y solo sirve de signo de lo que está pasando en el resto del país. ¿Por qué? Porque el Gobierno sigue empeñado en crear ilusión de prosperidad, en el facilismo del gasto fiscal, en la misma receta que ha llevado al mundo a la recesión en la que se encuentra.

Según el diario Expreso, la subida de precios era ya fácilmente palpable hace meses, en junio de 2010.

…indagando en varias urbanizaciones la respuesta era general: las casas se revalorizan continuamente…

Para muestra un botón. Sambocity, ubicada en el kilómetro 12 de la vía Samborondón, ofrece 10 modelos de casas diferentes; sin embargo, en el modelo Cameron tiene a una de las más económicas.

Valorada en $ 41.900, su financiamiento propone el 30% de entrada ($ 12.570), que incluye el 10% de la reserva ($ 1.000), un bono de $ 5.000 del Miduvi y el resto a meses plazo. El otro 70% se tramita por medio de cualquier institución financiera. Pese a ello, al preguntarle al vendedor si en caso de que el cliente se decida a separarla a finales de año, la repuesta es que subiría de precio. “El alza es variable. Cada cuatro meses pueden subir 200 dólares, y anualmente hasta 2.000”, aseguró sin querer ser identificado.

El boom imobiliario que está sucediendo en Ecuador, se debe a la distorsión que el Estado está creando mediante su intervención masiva por medio de subsidios del otorgados por el Ministerio de Vivienda, y fundamentalmente por la concesión de crédito”artificialmente barato”, bajo el auspicio del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

Otra noticia nos advierte que:

Los precios de las viviendas en Guayaquil y Samborondón, nuevas o de segunda mano, se han elevado en los últimos meses entre el 20% y el 30%, señalan corredores de bienes raíces consultados.

Consideran que uno de los factores principales que presionaron al alza los valores es el incremento del tope del crédito hipotecario del Banco del IESS (Biess), que pasó de $ 70 mil a $ 100 mil, en noviembre.

Dicha entidad, además, planea inyectar nada menos que 2700 millones de dólares de crédito en el sector durante el 2011.

¿Crédito “artificialmente” barato?

Primero, ¿qué quiere decir que un crédito sea “artificialmente barato”? Básicamente, que el tipo de interés no obedece a las condiciones del mercado, lo que llamaríamos “criterio económico” o naturales, sino a criterios políticos. Las tasas de interés son la forma como los consumidores expresan sus preferencias temporales. Una tasa de interés alta significa que los inversionistas quieren su dinero lo antes posible, que no están muy dispuesto a sacrificar su dinero por mucho tiempo, prefieren gastarlo en consumo, o inversiones de rentabilidad inmediata. Por el contrario, cuando las tasas de interés bajan, es porque las personas están dispuesta a sacrificar consumo inmediato, para invertir a largo plazo y recibir así una mayor gratificación. Significa, en otras palabras, que hay ahorro. Por ello llas instituciones financieras, más capitalizadas por este ahorro, empiezan a bajar las tasas de interés para atraer a los inversionistas en el largo plazo.

La explicación de todo este proceso es compleja, y merece mucho tiempo de estudio (y aburrimiento), pero un buen starter puede ser esta lección de economía, del profesor Huerta de Soto:

El tipo de interés le está diciendo a los emprendedores: no inviertas en producir bienes de consumo (ropa, televisores, vasos, etc.) que reportan ganancias inmediatas, sino que mejor usa ese dinero para producir bienes de capital cuyo proceso de producción es más largo (casas, fábricas, maquinaria agrícola) porque las personas están ahorrando en consumo inmediato, pensando en el futuro. Esto se da generalmente cuando hay confianza en el futuro de la economía.  Esto tiene un efecto expansivo: constructoras contratan, proveedoras de insumos y servicios venden, etc.

Los constructores y demás inversionistas, obviamente, no pasan por todo ese argumento, simplemente ven tasas bajas de interés, y compradores dispuestos a gastar ese dinero “barato”. Lo mismo sucede con nosotros, el ciudadano común, que nos endeudamos a 30 años. Vemos dinero fácil, en nuestra mano, y lo tomamos. Los precios de todo suben, como pasó en Estados Unidos y España. Al comienzo, todos celebran, porque la plata rueda: compramos y vendemos.

¿Cuál es el problema?

El problema es que esta confianza se ve traicionada por la realidad, porque no existe una contracción en el consumo inmediato, y no existe tampoco ahorro. Lo que único existe es un tecnócrata ansioso por ver resultados, con capacidad de inyectar recursos públicos. Pero las personas que se endeudan no están ahorrando, ni tampoco cumplen los requisitos normalmente exigidos; cumplen eso sí los requisitos impuestos en un decreto o reglamento, que no obedece a criterios justicieros, no técnicos. Ese pequeño detalle, el del ahorro previo y la solvencia real del prestamista, no es problema para el tecnócrata, es simplemente una artimaña teórica de los defensores del “neoliberalismo“. Toda mejora, en tales términos, no necesita sacrificio previo, necesita un Estado generoso.

Estas ansias pueden ser muy loables y humanitarias, pero terminan causando estragos terribles. Además de todo lo anterior, el Gobierno le está diciendo a los bancos competidores que hagan lo mismo, si quieren sobrevivir. Y eso es exactamente lo que está pasando en Ecuador en estos momentos, según apunta El Universo:

Con el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) compitiendo en el mercado de los hipotecarios, con una tasa que la redujo al 7,9% y con el anuncio de que analiza extender a 30 años el financiamiento, la banca prevé este año inyectar más recursos para no perder el ritmo de crecimiento en este segmento.

Y lo más grave es que la banca privada está siendo arrastrada, porque se ve impedida de competir en condiciones normales. Esto hace que la bola de nieve se haga más y más grande. El Gobierno verá promocionará esto como un logro, contento con el efecto inmediato. No dirá que su loable objetivo de hacer más accequible las casas es falso, porque el alza de precios que ocasiona, descompensa con creces los tipos de interés preferenciales que pagan los afiliados al IESS. Lo único que tienen es dinero en la mano más fácil, pero pagarán mucho más que antes por sus viviendas, bajo la falsa ilusión de que esta prosperidad seguirá para siempre, y podrán pagar sus cuotas.

Y el proceso inflacionario se expande a otros sectores de la economía, como ya es notorio de acuerdo con la prensa:

Materiales Tyrone Portero, directivo de Oglobsa, empresa de intermediación en la venta de bienes raíces, atribuye también al incremento del costo de la mano de obra y de los materiales de construcción, el alza de los precios de viviendas.

¿Culpa de los banqueros?

Sería fácil satanizar a los directivos de la banca, pero su posición los hace demasiado vulnerables a este tipo de presiones, aun si están conscientes de los peligros en el largo plazo. La lógica es la misma que viralizó el boom inmoviliario en Estados Unidos: si ellos lo hacen, nosotros también tenemos que hacerlo.Tienen accionistas detrás que no quieren historias sobre la tasas “artificiales”, que quieren que sus acciones rindan lo máximo posible, y si ven que el administrador de turno se está quedando atrás, por la causa que sea, simplemente lo reemplazarán. Y nadie quiere ser despedido. Ello pasa por ofrecer tasas de interés más bajas, para competir con un mastodonte como el IESS. Pero recordemos que todo esto no se debe al aumento del ahorro–causa natural–sino a la intervención de una autoridad política–causa artificial.

¿Ya ha pasado antes?

El Gobierno de Bush (no hay mucha diferencia entre neoconservadores y neosocialistas) cayó en la misma tentación populista de Correa para comprar simpatías. Primero, desde el 11-S, la Reserva Federal, bajo el mando de Greenspan, bajó “artificalmente” los tipos de interés, para que la economía siga pujante a pesar de la hecatombe terrorista.  Por otra, parte inició un programa federal de aval de hipotecas para personas de escasos recursos. Es decir, el Gobierno americano dijo a los estadounidenses: ¿no eres solvente?, ¿no tienes para pagar una casa?, ¡ no importa!, yo te avalo, aquí tienes tu crédito. Ello lógicamente mandó una señal clara a los bancos: presten a quién sea, yo respondo. Bum: las hipotecas basura se multiplicaron como pulgas, y ya sabemos lo que pasó. Todo ello queda maravillosamente bien explicado en este vídeo:

Para quienes hemos vivido en España los últimos años del boom, y los primeros del crash, la historia parece repetirse en Ecuador, fielmente, como siguiendo un guión estricto. Y se parece en todo, porque también están aplicando políticas de regulación laboral demagógicas, aupadas con los  malabarismos semánticos de siempre, medidas que han sumido a ese país en un callejón sin salida. El padre querendón del Estado gasta y gasta.

¿Y al final qué?

Un día nos enteramos que esas casas valen menos de lo que pensábamos, porque la subida fue el efecto inflacionista de una medida del Gobierno; nos enteramos que las personas que recibieron los préstamos no eran tan solventes, y ya no tienen cómo pagar; nos enteramos que tenemos miles de casas construidas que nadie quiere, millones tirados al agua en inversiones faraónicas. Comenzamos a despertar, y sentimos la resaca. Party is over. Resultado: bancos que quiebran, empresas que quiebran, personas endeudadas hasta la coronilla, desempleo, desaparece el crédito, acreedores internacionales en la puerta, etc. Debacle.

Si lo quieren la explicación teórica en versión hip-hop (la letra con rima, entra), no se pierdan este MC entre Hayek y Keynes, con subtítulos en español:

Lo malo es que esta ilusión creada no se disolverá hoy, ni mañana, sino dentro de dos, tres o seis años. Hasta los más realistas dudarán y se creerán la farsa, si esta se prolonga lo suficiente, si el precio del petróleo y la generosidad de los prestatarios (China, etc.) lo permiten. Pero la lógica económica se sale con la suya siempre, y espera el momento más inoportuno para aguar esas fiestas a las que no la invitan. Los pocos que se atrevieron a prevenir la presente crisis económica eran vistos como bichos raros, ridiculizados, cuando la música sonaba:

Pero la culpa, al final, sin ninguna duda, la tendrá el neoliberalismo y los pérfidos capitalistas; y la solución aportada será más Gobierno, más interferencia en la libertad económica. La historia absolverá a todos esos profetas mesiánicos del estatismo que sólo sirven de lastre al desarrollo. Así es el cíclico Macondo, así somos.

7 thoughts on “Burbuja inmobiliaria en Ecuador

  1. lo que ahora es credito varato y posibilidades de obtener una vivienda para los ecuatorianos mañana sera una ruina por su alto valor esta claro es una burbuja inmobiliaria ,que no sirva de ejemplo. los paises como EE.UU. Y España,como , pueden ser tan abusibos con los precios , claro, se vende como pan caliente y las promotoras no dan avasto a la demanda, vamos a subir los precios eso es lo q hacen, robarnos y empobrecernos mas de lo que estamos el gobierno se ra su parte claro esta eso como siempre.. ojo hay que ponerle freno compatriotas no compremos con el cuento q nos dan creditos faciles luego nos van a dejar en la calle, a dios gracias yo tengo mi vivienda pero me duele mucho por los demas y por q esto pase en nuestro pais salir a protestar porque tener una vivienda en condiciones y digna de habitar e un derecho de todos mas no un privilegio primer paso no comprar , segundo organizarnos y protestar para que se regulen los precios pidiendo que se bajen los precios porque es una verguenza q en ecuador sea mas caro que europa y en EE.UU. y el presidente q se deje de mariconadas por que tiene a le gente entretenida con el subsidio del gas y los calentadores de jacuzy de los ricos la compra de enuncias etc. , y cosas de esas , vasta ya de que nos roben por la cara no comprarrrrrrrrrrrrrrr , es una solucion para se regulen los precios

  2. saludos, me parece mas que interesante importante e impresindibles que el comun de los ecutorianos conoscamos esta informacion,ademas creo que nunca abra gobierno perfecto y bueno ellas juegan su juego y cuando estan perdiendo utilizan su plan B “QUE PAGEN LOS MAS POBRES Y LA CLASE MEDIA”, pero hay que dejar en claro que solo quejarce no es la mejor manera de mejarar la posible rececion economica que se avecina sino capacitandonos finacieramente ya que en ninguna escuela colegio o universidad nos enseñan a sobresalir financieramente sino a ser un peon mas y enriquecer a otros, no ha nosotros, entonces existen otras opciones de inversion y superacion ya que como dicen esta crisis no es economica sino de inventiva,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s