Aparicio Caicedo, editor de Tartufocracia.com

Al Gobierno del Ecuador se le ha ocurrido que si te enriqueces, o no afilias a tus empleados al IESS, o …., eres un criminal hasta que no se “justifique” lo contrario.

Alguna vez, en algún lugar, el Derecho penal cumplía su función, la de servir de herramienta excepcionalísima de convivencia pacífica, especificando delitos verdaderamente graves que merecían máximo castigo: el asesinato, el robo, las agresiones sexuales, etc. Y era considerado una “herramienta excepcionalísima” porque el poder para castigar solo puede ser conferido al Estado en cuestiones de máxima importancia, para proteger bienes jurídicos básicos, primarios, como la vida, la propiedad, la salud, la honra personal, o la libertad de las personas.

Ya no es así, desde hace algún tiempo. Ahora la canción dice:

La legislación penal es una herramienta más, un mero mecanismo a disposición de cualquier Gobierno para llevar a cabo sus aspiraciones mesiánicas. ¿Que se nos ocurre que la drogadicción es un mal social que debe y puede ser erradicado?, pues hagamos un delito del consumo de drogas, y a la cárcel con todos los que consuman, sean o no delincuentes, sean o no asesinos. Más vale prevenir que lamentar. La mayoría me secunda, la mayoría lo aplaude, ¡adelante!.

Que queremos que todos estén afiliados a la Seguridad Social!, pues declaremos criminales a aquellos patronos que no afilian a sus empleados. La mayoría me secunda, la mayoría lo aplaude, ¡adelante!

¿Que queremos librarnos del demonio de la corrupción? Pues muy simple: estipulemos un delito que diga que si te haces rico se presume que eres un criminal, y que ese dinero es malhabido. ¿Que no te da la gana de decirme de dónde sacaste la plata?, al calabozo. Tu vida, tu libertad, tu privacidad y tu patrimonio son elementos disponibles a los vaivenes del clamor popular, punto. Ellos sí que saben, porque millones de cabezas piensan mejor que una, particularmente cuando el guillotinado es otro. Más aún, otros lo hacen, ¿por qué no nosotros? (con ese singular razonamiento, valga agregar, nos reservamos el derecho de justificar la pena de muerte, que en algunos estados de EEUU es permitida).

Además, ello ahorra tiempo. No vaya a ser que se nos escapa de las manos un malo por legalismos absurdos como la presunción de inocencia, el debido proceso y otras majaderías que sólo defienden quienes tienen algo que esconder. Total, si nos equivocamos, el bochorno de pasar por un proceso penal no es nada, una tontería en comparación con nuestra finalidad colectivista, que trasciende a cualquier ser humano.

Ah, ¿que los juegos de azar también intoxican el alma de los incautos ciudadanos?, pues…….

Nos hacemos una humilde y sincera pregunta: ¿qué queda esa izquierda libertaria que quemaba carnés militares cuando el Estado se arrogaba el poder de disponer de su cuerpo y vida en guerras absurdas?, ¿qué pasó con esa izquierda que tenía por lema “prohibido prohibir”, que se enfrentaba a las dictaduras y a cualquier afán de censura mediática, esa izquierda que aguantó deportaciones y encarcelamientos por defender principios de libertad?

Una humilde y sincera respuesta: creemos que de esa izquierda no queda nada, que se han vuelto tan utilitarios como esa derecha conservadora que antes tanto odiaban pero que ahora imitan, que valoran la libertad ajena sólo en la medida que es útil a sus quimeras ideológicas, en la medida que esa libertad satisface sus prejuicios y creencias.

Gracioso es que el derecho penal siempre tuvo como muro contencioso el activismo de izquierda, basta recordar la historia de los “Miranda rights” en EEUU. Ahora que les llegó el turno…

Si no son capaces de defender la libertad de otros, incluso para perseguir fines que  ellos no valoran, entonces  que no se quejen cuando otros restrinjan la suya porque persiguen fines que los gobernantes de turno tampoco valoran. Su vida, su libertad y su patrimonio (y ello incluye mucho más que simple dinero) serán meros instrumentos a disposición de las ansias moralizantes de otros. No te quejes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s