The New Deal of World Trade

Por Aparicio Caicedo  

Original publicado en el número de junio de la revista The Freeman.

Much has been said about the ideological origins of the postwar world trade order, but few words have been written on the ideological background of its framers, a group of Progressive lawyers and economists working secretly on the postwar planning committees of the State Department during World War II. Their panacea had little in common with Richard Cobden’s or Frédéric Bastiat’s free-trade teachings. They wanted trade relations regulated through global bureaucratic agencies—in Murray Rothbard’s words, through “the mercantilist-managerial apparatus of global economic control.” Their ideological footprint is still deeply embedded in the system.

Undoubtedly, their intention to curb commercial protectionism was sincere. Most of them grew up watching the direct relation between the “high Republican tariffs” and the power of trusts. (“The tariff is the mother of trusts,” it was said.) Moreover, they witnessed the devastating consequences of the Smoot-Hawley Act (1930) and saw with great hope the openness brought by the Reciprocal Trade Agreements Act of 1934. Nonetheless, they also idealized the federal leviathan as the main source of restraint of the power of trusts. Protectionism was for them just one part of a failing status quo. They envisaged an active government that would guarantee “freedom from want” to the “great mass.” The war, to use Robert Higgs’s term, was the kind of crisis they were waiting for to take leviathan up to a supranational level.

This paradox is incarnated in the “father of the world trade system,” Roosevelt’s secretary of state, Cordell Hull. He was a southern Democrat whose whole life was devoted to curbing the power of the protectionist factions in the North. He is also known as the “father of the income tax,” which many hoped would replace the tariff as a source of revenue. In 1917 Hull, then in the House of Representatives, had a decisive role in supporting the legal reform that brought the first permanent American income tax, which enabled President Woodrow Wilson to finance participation in World War I.

Under Hull’s leadership the State Department formed secret committees at the beginning of World War II to start planning the institutional order of the Pax Americana. These groups counted on financial support from the Rockefeller Foundation and logistic assistance from the Council on Foreign Relations. Their work was carefully documented by Harley A. Notter in Postwar Foreign Policy Preparation, 1939–1945 (1949). As Notter wrote, the task was to consider the following questions: “What does the United States want? What do other states want? How do we obtain what we want?”

One thing was certain for them: “the anticipated fact that this country—emerging from the victory with tremendous power—would have profound new responsibilities in connection with practically all vital problems of world affairs and would have to state a policy or at least express an attitude on such problems.”

Back then “to state a policy” normally meant massive government intervention through regulatory bodies. At the international level this would mean, as Professor George A. Finch suggested in 1937, that “a ‘new deal’ in international relations . . . would seem to be worth trying.”

The committee planners saw the history of the international realm in terms analogous to the history of the United States. The question “How do we obtain what we want?” had a clear answer: Let’s give to the world a federal pact that would restrict protectionism among nations, as the Commerce Clause did among the states of the Union; moreover let’s also create a centralized international bureaucracy that would assure a harmonious economic order inspired by the New Deal.

A Global Commerce Clause

The Commerce Clause of the U.S. Constitution served as the perfect analogy. The “dormant commerce clause” doctrine permitted the commercial unity of the country. Traditionally the Supreme Court has interpreted article I, Section 8, Clause 3 as a mandate against discriminatory measures taken by the state governments that would imperil the free traffic of goods and services across their frontiers. In other words, that clause has worked as a free-trade charter. (It should be pointed out that the 13 states essentially had a free-trade zone under the Articles of Confederation.)

Why not try a global commerce clause then? The planners only had to take the same rationale one step further, to the international level. This position was clearly stated in 1943 by Charles Bunn, an adviser to the State Department and protégé of Supreme Court Justice Felix Frankfurter. In an address delivered to the American Political Science Association, Bunn quoted the words of the intellectual icon of Progressive jurists, Oliver Wendell Holmes:

I do not think the United States would come to an end if we lost our power to declare an Act of Congress void. I do think the Union would be imperiled if we could not make that declaration as to the laws of the several States. For one in my place sees how often local policy prevails with those who are not trained for national view and how often action is taken that embodies what the Commerce Clause was meant to end.

Bunn then added, arguing in favor of the postwar plans: “The world has grown smaller since Holmes spoke. ‘What the Commerce Clause was meant to end’ has become a burning question between nations. The men who try to solve that question and the people who give them power and support must indeed be trained for more than local views.”

During those years the Commerce Clause was decisive in defining the spheres of exclusive jurisdiction between the states and the federal government. According to Progressive lawyers, the growing power of the corporations had to be controlled at the national level since local officials were not able to control the almighty trusts. They demanded from the Supreme Court a broader interpretation of the Commerce Clause to permit nationwide intervention in those realms that had been traditionally under the power of state governments. A “living constitution” must evolve with the “economic reality” of industrial capitalism, they maintained. In that spirit the New Deal lawyer Robert L. Stern had written an influential piece in the Harvard Law Review defining the Commerce Clause as “the great unifying clause of the Constitution.”

We can find the same analogy Bunn drew in many works of the scholars who influenced the framing of the postwar project. Among the best known is Clarence K. Streit’s Union Now (1939), which had a huge impact on the foreign-policy establishment. Streit defended the idea of an Atlantic federation that would form a “union customs-free economy,” resembling the historical example of the American Constitution. In Streit’s own words: “It is the kind of interstate government that Lincoln, to distinguish it from the opposing type of government of, by and for states, called ‘government of the people, by the people, for the people.’ It is the way that I call Union.”

Economic Union

Directly influential on the designing of the world trade regime was Otto Todd Mallery’s book Economic Union and Durable Peace (1943). Mallery was among the leading advocates of interventionist federal policies. (See Murray N. Rothbard’s America’s Great Depression, chapter 7). Inspired by Streit, Mallery saw a clear analogy with the opus of the constitutional framers. His book advocated an economic union among nations, governed by an international board structured on the model of the International Labor Organization:

Let Economic Union become the American way of life. “Union” is a glorious word in American history. “The Union, it must be formed,” said the Founding Fathers. “The Union, it must be preserved,” said Andrew Jackson in glowing words. “The Union for-ever,” echoed the boys of 1861 with lusty fervor. To “Union” prefix “Economic.” Not yet is “Economic Union” charged with the same emotion, for it has not been died for, or even lived for.

The Progressive intelligentsia made crystal clear that they wanted a technocratic world government, modeled after the New Deal agencies. Max Lerner (many times adviser to the State Department and in later years a vocal opponent of what he called “the Mises-Hayek school”) could not have been clearer in a widely read 1941 essay:

The American Constitution, with its emphasis upon separate powers . . . is a poor model for a world state. . . . The essence of government today is to be found in a fusion between the consultative, the technical, and the administrative. . . . [T]he measure of our capacity to survive has been our capacity to move away from our earlier Congressional government and our later government by judiciary, toward a newer executive and administrative process. What is true of the American national state must be even truer of the world centralism we are envisaging.

In 1934 Leland Rex Robinson, a member of the Tariff Commission, while writing in favor of Hull’s reforms of trade policy also summarized its underlying ideological consensus: “The so-called ‘liberal’ of a hundred years ago was busy repealing restrictions which limited the gainful activities and discouraged the enterprise of individuals. The ‘liberal’ of today is more likely to be busy thinking out new schemes of political control.”

This ideological environment surrounded the work of the postwar committees of the State Department. Major academic publications, such as the American Journal of International Law and the American Political Science Review, were in those days full of projects for international bureaucratic organizations. Many intellectuals involved in the debate were in close contact with the committees or became members themselves.

The conceptual reference for the work of the postwar planners was the Atlantic Charter of 1941. That treaty—signed by the U.S. and British governments as a prewar arrangement—was aimed, according to its own text, at securing “the fullest collaboration between all nations in the economic field with the object of securing, for all, improved labor standards, economic advancement and social security.” As Elizabeth Borgwardt wrote in her book A New Deal for the World (2005), the “framing of the Atlantic Charter echoed [the] New Deal-inspired synthesis of political and economic provisions.”

The project for a new trade order saw the light of day in 1945 with the “Proposals for Consideration by an International Conference on International Trade and Employment,” known also as the “American Proposal.” Not surprisingly, the proposal called for the creation of an international organization aimed not only at controlling commercial disputes between nations but also at “curbing the restrictive trade practices resulting from private international business arrangements.” The result was the Havana Charter of 1947, which mandated the creation of the International Trade Organization (ITO), something like a worldwide Federal Trade Commission. The American economist Clair Wilcox, chairman of the Havana conference, put it boldly when he wrote that the principles of the Charter were fully compatible with those of “the Sherman Act of 1890 as interpreted by the Supreme Court under the rule of reason.”

Fortunately, the Havana Charter was never ratified by the U.S. Congress and the ITO never was created. That saved us from a worldwide “fatal conceit,” as Hayek would have put it. However, the members of GATT (the General Agreement on Tariffs and Trade) used this provisional protocol as a plan B for many decades, until the creation of the World Trade Organization (WTO) in 1995. The WTO was the final fulfillment of a suspended project. This international agency has served to foster corporate interests from the United States and the European Union, favoring free trade on occasion. More often it has been useful for imposing “intellectual property” protectionism on poor countries, while legitimizing agricultural protectionism in rich ones.

Instead of Cobden-Bastiat-Mises-Hayek free trade, we’ve had Hull-Mallery-Lerner managed trade, the fulfillment of the New Deal on an international level.

The New Deal of World Trade, en The Freeman

Aparicio Caicedo publica en el número de junio de la revista estadounidense, The Freeman, el artículo titulado “The New Deal of World Trade”, que es una síntesis de su libro El New Deal del Comercio Global:

Much has been said about the ideological origins of the postwar world trade order, but few words have been written on the ideological background of its framers, a group of Progressive lawyers and economists working secretly on the postwar planning committees of the State Department during World War II. Their panacea had little in common with Richard Cobden’s or Frédéric Bastiat’s free-trade teachings. They wanted trade relations regulated through global bureaucratic agencies—in Murray Rothbard’s words, through “the mercantilist-managerial apparatus of global economic control.” Their ideological footprint is still deeply embedded in the system.

Lee el artículo completo….

El Orden Espontáneo según Hayek (for dummies) I

El Orden Espontáneo según Hayek (for dummies) I

Por Aparicio Caicedo C. 

¿Por qué es importante Hayek?

Friedrich Hayek fue el primer economista liberal en aventurarse profundamente fuera de la ciencia económica, a los terrenos de la ciencia política y jurídica. Y su principal aporte consiste, en consecuencia, en haber encontrado los puntos de convergencia entre dichas disciplinas.

Hayek resucitó un concepto indispensable para comprender la forma en la que funciona la sociedad: el orden espontáneo. Resucitó así una tradición de estudio que comenzó con la ilustración escocesa y que fue cultivada por algunos pensadores liberales decimonónicos, pero que luego resultó marginada por las corrientes colectivistas durante la mayor parte del siglo XX.

Me atrevería a decir que el elemento que define hoy a los “liberales”, desde una perspectiva intelectual, es la defensa tácita o expresa de la existencia de un “orden espontáneo” frente a los distintos tipos de dirigismos centralistas. Y es necesario leer a Hayek para comprender en hondura eso que defendemos.

¿Qué es el orden espontáneo?

Su sola mención levanta miradas condescendientes. A unos le suena a puro misticismo, otros dicen que es una noción de raíz religiosa, o iusnaturalista. En el mejor de los casos recibirás un comentario burlón sobre la famosa metáfora de Adam Smith de la “mano invisible”. La culpa es de esto no es de quien toma dicha actitud, sino de una tradición intelectual dominante que se ha movido en conceptos muy estrechos, incoherentes con la realidad, según los cuales toda institución humana ha sido creada en algún momento por alguien y toda sociedad necesita de una dirección centralizada para progresar. Lo contrario, se dice, es hablar de “anarquía del capital” o alguna chorrada por el estilo.

Por “orden espontáneo” Hayek se refiere a aquellos procesos sociales en el que interactúan una cantidad indeterminada de individuos, cada uno siguiendo fines particulares, sin sujeción a la dirección de nadie en particular, aunque sí sujetos a ciertas normas de carácter abstracto y universal que permiten una coordinación mutua, basada en una división del trabajo mucho más benéfica para el conjunto que la que resultaría de otros esquemas de planificación centralizada.

Pilas con este vídeo, que lo explica muy bien:

Solo miren a su alrededor, y encontrarán un ejemplo

Para comprender esto, les sugiero un ejercicio. Ahora mismo estarán viendo este texto en un computador personal, o quizá en un Ipad. Pregúntense de dónde salió el material del que está hecha la pantalla, si es que saben de qué material está hecha. También pregúntese quién ensambló la máquina, de dónde salió la tinta con la que imprimieron las letras en las teclas, o quién fabricó los metales de los que están hechos los circuitos de hardware, qué empresa provee de materiales al fabricante, en qué minas se extrae el mineral del que está compuesta la batería; o cómo es que todo esto me permite a mí escribir, comunicarme, guardar fotos, procesar información, sin que yo tenga la más mínima idea informática, de electrónica, de tintas, de minerales, de comercio internacional, etcétera. Piensen cómo es posible que tantas personas alrededor del mundo, en momentos distintos, con fines personales distintos, hablando lenguas distintas, con distintos gobiernos, sin conocerse entre ellos, hayan preparado todos los elementos por separado y llevado a cabo un proceso complejísimo para que ustedes aquí y ahora estén leyendo este texto sin tener la más remota idea de todo aquello.

Ese artefacto que tienen al frente, señores, es el fruto de un orden de carácter espontáneo que recibe el nombre de “mercado” y que depende para su correcto funcionamiento de ciertas instituciones (derechos de propiedad, respeto a los contratos, moneda, normas mercantiles, lenguaje) y de una diversidad inabarcable de emprendedores especializados que se coordinan a través de distintos mecanismos para satisfacer mutuamente sus necesidades.

De manera gráfica explica este vídeo la cantidad de conocimiento acumulado que hay en un solo Smatphone, y la gigantesca coordinación del esfuerzo de tantas personas distintas que se necesita para crearlo:

No hay ningún burócrata que diga cuánto coltán tienen que producir las minas en Bolivia para que se fabriquen la baterías de determinado número de Ipads en China, ni cómo deben ser diseñados estos aparatos en California, ni si serán comprados por personas en Berlín, Lima y Madrid. El Ipad que tenemos en nuestras manos es producido gracias a la coordinación espontánea (no dirigida centralmente) de un número indeterminado de personas que en la mayoría de los casos ni se conocen entre sí, pero que encuentran coordinación gracias al respeto de normas e instituciones básicas: esto es mío y esto es tuyo (derecho de propiedad), podemos intercambiar por mutuo consentimiento (normas contractuales), lo que yo quiero es determinada cantidad de dinero (pago en moneda), y te pido tal cantidad porque es igual o más de lo que otros están dispuesto a pagar por lo mismo (precios de mercado), etc.

La importancia de las instituciones

Hayek pudo apreciar la enorme complejidad y capacidad organizativa del mercado como economista, específicamente gracias a la influencia de pensadores como Ludwig von Mises, quien demostró en la década de 1920 que el socialismo estaba avocado al fracaso porque carece de los mecanismo de coordinación empresarial del libre mercado (precios, libre oferta y demandada, propiedad privada, etc.). Hayek pudo apreciar que el mercado ha podido llegar a esos niveles de eficacia organizativa gracias al desarrollo de instituciones (conductas pautadas de aceptación general) a lo largo de muchas generaciones, tales como el derecho de propiedad, el derecho contractual, los usos mercantiles, o la moneda. Tomó consciencia de que la mayoría de estas instituciones no fueron inventadas en un momento concreto por una persona o grupo de personas concretas, sino que son el producto no deliberado de un proceso evolutivo que a menudo toma muchísimas generaciones. Y se inspiró en la obra del fundador de la Escuela Austriaca de Economía, Carl Menger, quien demostró el origen evolutivo y no deliberado del sistema monetario imperante hasta entonces (el patrón oro).

Dichas instituciones las tenemos tan interiorizadas que las seguimos sin que seamos conscientes de ellas, ni de su importancia trascendental en todos los aspectos de nuestra vida diaria. Más aún, estudiando también economía se percató de la inabarcable complejidad de las sociedades modernas, y de la imposibilidad de que las normas que las rigen puedan ser diseñados en un momento histórico determinado, porque ninguna mente humana sería capaz de procesar la información necesaria para tal fin. La mayoría de las intervenciones y subversión de estas instituciones, por parte del Gobierno, se da por lo que él llama “fatal arrogancia”: la falsa idea de poseer el conocimiento y capacidad necesaria para alterar la sociedad de acuerdo a nuestras preferencias pasajeras.

Sin estas instituciones, no podríamos tomar café o estudiar en la cafetería

La mayoría de normas que rigen las actividades más básicas de nuestras vidas son normas abstractas que se han desarrollado generación tras generación, que cumplimos aún sin conocer su trasfondo teórico o histórico. Tomen nuevamente el ejemplo del Ipad. Imaginen que están en una cafetería con Internet gratuito, y que hay muchos estudiantes a su alrededor con distintos dispositivos. No nos damos cuenta, pero todo eso es posible debido al respeto inconsciente de un puñado de normas de alguna complejidad. Ninguno de los que está ahí es un civilista conocedor del código de Andrés Bello, pero están ahí bajo la convicción de que nadie le quitará de sus manos el Ipad y se irá con él. Y saben también que pueden ir a la caja a pedir un café a cambio de dinero, y que a partir de que realice esa transacción el café será suyo y el dinero ya no. Reclamarán sin duda si le dan un café que esté en malas condiciones, porque saben casi instintivamente que tienen derecho a hacerlo, por más de que no hayas cruzado más de media palabra con el empleado de la cafetería. Muchos etcéteras.

Piensen, por un segundo, todos los contratos que celebran al salir de su casa en un día cualquiera, y todo lo que dan por descontado en ellos. Verán.

Todas estas cosas resultan obvias así puestas. Pero si nos ponemos a analizarlas no lo son tanto. Porque los estudiantes del café saben, aunque no lo puedan articular con palabras precisas, que tienen un derecho de propiedad sobre el artefacto que usan o sobre la tasa de café que se toman, que se deriva de haberla adquirido de forma legítima de la tienda que se lo vendió, con la que celebró un contrato de compraventa, y que esta tienda la adquirió a su vez de una fábrica, que celebró contrato con sus proveedores que adquirieron la propiedad de esos insumos por apropiación original al explotar una mina o una plantación, etc. Sabe instintivamente que esa propiedad la ejerce gracias a que el antiguo propietario le cedió voluntariamente sus derechos sobre la cosa a cambio de un monto específico de dinero. Sabe que esto le da derecho a excluir a terceros del uso del Ipad, o a permitírselo a otras personas en determinadas circunstancias. Y lo mismo pasa con el café. Y es gracias a esta y muchas más instituciones interiorizadas en nuestra vida cotidiana que existe un orden en esa cafetería, por esa razón que no empieza una batalla de todos contra todos por los Ipads o el dinero de los demás, ni por el café que sirven en el mostrador. Hay un orden porque todos ahí se someten pacíficamente a pautas de comportamiento que limitan su conducta que tienen una importancia fundamental para ellos, normas abstractas tan importantes que todos se alarmarían y condenarían rápidamente a cualquiera que rompa estas normas (en caso de un robo de los Ipads, por ejemplo). Y, sin embargo, ninguno de ellos podría articular claramente, ni explicar la naturaleza teórica e histórica de aquellas normas que siguen cuidadosamente y cuyo respeto por parte de terceros dan por descontado. Pregunten en un café de estudiantes, si no me creen, sobre fundamento jurídico último de los derechos de propiedad, aunque paradójicamente verán que se respetan a rajatabla esas normas que pocos pueden articular.

Sin derecho de propiedad, por ejemplo, sería imposible el intercambio comercial, y no tendríamos ni Ipads, ni PCs, ni tan siquiera cuadernos donde anotar ideas. Porque si el fabricante chino no está seguro de que la producción le pertenecería, no se metería a producirla, y no hubiera conseguido ni siquiera insumos, porque sus proveedores de minerales determinados tampoco lo abastecerían, ya que para qué van a extraer estos metales si no serían suyos y se los arrebatarían, etc. Sin embargo, en el mundo real, los intereses de todas estas personas se coordinan de tal manera que todos colaboran porque saben que son dueños de los que poseen y que lo pueden vender y así obtener una ganancia. El orden espontáneo del mercado, cuyo funcionamiento damos por hecho todos los días, se vendría abajo el momento que esas normas tan complejas que nadie puede articular en su totalidad desaparezcan. Sería como si los pilares de un edificio se desmoronaran.

Continuará….

Si el Amazonas fuese Texas

Si el Amazonas fuese Texas

Por Aparicio Caicedo C.  

Si el Amazonas fuese Texas, o tuviese sus leyes, serían los indígenas los dueños del petróleo, y no el Estado. Serían los habitantes de la selva quienes se hubiesen beneficiado, y no una casta de parásito del Gobierno. Ellos viajarían en avión propio, y no solo el presidente. Serían ellos quienes pondrían las condiciones a las petroleras, y no un grupo de lejanos tecnócratas.

Si el Amazonas fuese Texas, los indígenas que ahí habitan serían hoy algo más que un museo viviente para esos activistas que tanto los defienden. Sus hijos hubiesen ido a esos mismos colegios donde ellos se educaron, hubieran tenido las mismas oportunidades de viajar por el mundo, de formarse en buenas universidades. Ellos habrían sido dueños de lo que producen esas tierras a las que han dedicado tantos años. Habrían sido libres para seguir ahí, para irse, para vender, para alquilar, para lo que sea.

Pero el Amazonas no es Texas, y la riqueza que nace de esos suelos que ellos habitan desde siempre, se gasta en propaganda, en burócratas, en asesores y en quimeras ideológicas.

El Estado, les dicen, somos todos. Y eso que crece ahí, bajo esos suelos que solo ellos pisan, es de todos. ¿Por qué?, porque es así, porque así debe ser. Esas cosas no se preguntan.

Si el Amazonas fuese Texas, las cosas serían más justas.

Más Bastiat, y menos Alfaro

Más Bastiat, y menos Alfaro

Por Miguel Castañeda C. 

Las elecciones presidenciales y legislativas francesas llegarán a su punto culminante el 22 de abril de este año con una primera vuelta, y el 6 de mayo con una segunda.  Trece candidatos representando a 13 partidos, nuevos y viejos, se encuentran inscritos.  El actual mandatario francés, Nicolas Sarkozy y su partido UMP (Unión por un Movimiento Popular) , compiten por la reelección.  Su principal opositor, François Hollande del Partido Socialista, aparece como uno de los más opcionados al Eliseo, según ciertos sondeos.  Otros candidatos nombrados en los sondeos por orden de preferencia son: Marine Le Pen (Frente Nacional), François Bayrou (Movimiento Demócrata), Jean-Luc Mélénchon (Frente de Izquierda) y Eva Joly (Europa Ecología).  Quizás por esta razón, muchos medios y prensa dan mayor cobertura a las propuestas y acciones de estos candidatos.

Todos comparten en sus programas temas de actualidad como los déficits públicos, el euro, el desempleo, la “desindustrialización” del país, la regulación del mundo de las finanzas, la energía nuclear, entre otros.  Medidas como la ”reindustrialización” y el proteccionismo económico de Le Pen, las políticas redistributivas y el aumento de funcionarios públicos en la educación de Hollande, el aumento de impuestos y la congelación de los salarios (no despido) de funcionarios del sector público de Bayrou y Sarkozy, el aumento del salario mínimo y la inflexibilización del mercado laboral de Mélénchon, el aumento de la inversión “verde”, el “buen vivir” y la eliminación de la energía nuclear de Joly.

Entre las propuestas vemos algunas similitudes que pasan desapercibidas, entre candidatos tan ideológicamente opuestos, tales como el control e imposiciones a los mercados financieros de Sarkozy y Hollande, o el consumir 100% “francés” de Le Pen y Bayrou.

Sin embargo, este 2012 será histórico gracias a un candidato, y muy particular debo decir, que ha entrado en la contienda.  Uno cuyo programa critica y se opone directamente a todos los candidatos, quienes, según su opinión, poseen una visión estatista y colectivista que busca eliminar la autoridad y libertad del individuo.  Este economista francés que es un desconocido para la mayoría de los franceses, es reconocido mundialmente por sus aportes a la ciencia económica, y la filosofía.  Este candidato liberal sin partido, representa no sólo a los individuos franceses, sino a los individuos del mundo.

Es autor de varios escritos y libros, entre ellos El Estado, o Sofismas económicos, un libro que desenmascara, refuta y destruye todos los errores de razonamiento económico que pululan en las mentes de los tecnócratas y dirigentes del mundo y que sirven de base para sus programas.

Su lema de campaña, “Legalicen la Libertad”. 

Su programa para las presidenciales será publicado este 22 de febrero del 2012, pero desde ya se ha podido conocer ciertos rasgos de este, a través de unacarta publicada en el sitio web de su campaña, y que al parecer atacan directamente a la fuente de los males que aquejan a Francia:

– Son los ciudadanos quienes deben limitar la acción del Estado y no al revés.

– Son los ciudadanos quienes deben controlar a la clase política y no al revés.

– Son las asociaciones libres, no las organizaciones obligatorias, monopolísticas y centralizadas del Estado, las que deben permitir a los hombres de ayudarse entre sí, para dar y trabajar juntos.

– Son los individuos libres quienes deben decidir cómo buscar su felicidad.

– Son los individuos libres quienes deben decidir con quién trabajar e intercambiar.

– Son los individuos libres quienes deben decidir con quién compartir y asociarse.

– Son los individuos libres quienes deben decidir cuándo consumir y cuándo ahorrar.

– Son los individuos libres quienes deben decidir dónde invertir y dónde emprender.

– Son los individuos libres quienes deben decidir dónde curarse y dónde educar a sus hijos.

– Para dar, intercambiar, crear, descansar, trabajar o construir, no necesitamos de una burocracia amorfa, de una clase político-sindical invasora y de falsos sabios culpabilizándonos, imponiéndose todos a través de la fuerza del Estado.

Ellos nos necesitan para vivir, pero nosotros no necesitamos de ellos para vivir.

– No tenemos que andar mendigando el derecho de conservar el fruto de nuestro trabajo, de nuestros intercambios y de nuestro ahorro.

– Nuestro derecho a la libertad y la propiedad son inalienables.

– Hemos cedido demasiado, hemos aceptado demasiado desde hace varias décadas.  No dejaremos que los habladores estatistas saqueen nuestro porvenir y el de nuestros hijos, destruyan nuestras libertades y destruyan nuestra civilización.

– Amigos liberales, vivos o muertos, no nos dejemos vencer.  Es tiempo de hacer sonar la alarma contra el estatismo delirante que está llevando a nuestro país a la tumba.

– Es tiempo de resistir.

– Mi candidatura de ultra-tumba es el primer testigo de este movimiento.

– A partir de ahora no cederemos más, avanzaremos.  No nos someteremos, lucharemos.

– Los años a venir serán aquellos de la reconquista, y esta comienza hoy.

 

Siempre suyo,

 

Frédéric Bastiat – 2012

A estas alturas muchos entendidos en la materia deben preguntarse el motivo de la broma.  Frédéric Bastiat, para aquellos que no lo conocen, lleva más de cien años muerto.  Sin embargo, de manera casi espontánea y seria, varios ciudadanos franceses de corte liberal, han organizado esta campaña que tiene como objetivo invocar la visión liberal de este conocido economista para crear consciencia y verdadera crítica hacia los programas que los candidatos presidenciales les quieren imponer.  Para alcanzar la reducción del tamaño y alcance del Estado y sus gastos, semillas de la crisis económica actual, los ciudadanos detrás de esta iniciativa reclaman más libertades y responsabilidades individuales, en contraposición a la propuesta general de los candidatos a la presidencia por más asistencia, intervencionismo y paternalismo estatal.  Si bien los liberales en Francia existen aún, no se encuentran realmente representados en un partido político, a pesar de la existencia de un Partido Demócrata Liberal que no necesariamente cumple a raja tabla estas ideas.

Liberales franceses en la historia los hay por montones, y sus brillantes mentes siguen influenciando a millones hoy en día.  Sus obras y escritos son como una especie de herencia con la cual los individuos franceses y del mundo podrán contar siempre para protegerse del malintencionado discurso político y de sus tecnócratas.  Siento una sana envidia, porque mientras los franceses hoy en día pueden darse el lujo de invocar a verdaderos liberales de su historia, los ecuatorianos invocamos a dictadorzuelos cubiertos bajo el manto de una falsa revolución liberal que nunca ha existido.  Recordemos que Eloy Alfaro (y su revolución de 1895) aparte de inspirarse, como bien lo describió Alfonso Reece, en el Jacobinismo francés de finales del siglo 18 (una especie de estatismo intervencionista totalitario), era miembro de la franco-masonería, la cual junto con los radicales socialistas de la época, compartían una doctrina conocida bajo el nombre de Solidarismo (ver: Léon Burgeois, y Célestin Bouglé).

Por lo tanto es evidente que La Revolución Ciudadana en Ecuador, con su conocido discurso “social y solidario”, no dude en hacer de Eloy Alfaro el símbolo de su bandera.  Pero sería un error omitir que, en total oposición al liberalismo, todas las obras y medidas del gobierno de Eloy Alfaro, buenas o malas, fueron imposiciones centralmente planificadas y coordinadas a través del monopolio de coerción del Estado.  Y como decía Faviola Rivera Castro, ”El liberalismo contemporáneo se inscribe dentro de la tradición anglo­estadunidense, desde John Locke hasta John Rawls. dentro de esta tradición, la laicidad nunca ha sido considerada un valor político importante. rara vez se le menciona, y cuando se hace, es para negar que un Estado liberal pueda ser laico. La razón principal de esta postura es que un Estado liberal protege el pluralismo religioso y la tolerancia, mientras que un Estado laico no es neutral en cuestiones religiosas”. 

Lo que me recuerda las evaluaciones obligatorias a las que debían someterse los alumnos de colegios católicos en tiempos de Alfaro, evaluaciones dirigidas por profesores laicos del Estado.

Puedo imaginar la cara de indignación del General Eloy Alfaro (el falso liberal) al escuchar la frase que Frédéric Bastiat (un verdadero liberal) dijo una vez: “Me es imposible concebir una Fraternidad legalmente forzada, sin que la Libertad sea legalmente destruida, y la Justicia legalmente pisoteada”.

¡Frédéric Bastiat 2012!

Europa ha sido tan austera como Strauss-Kahn casto.

Europa ha sido tan austera como Strauss-Kahn casto.

Por Aparicio Caicedo C. 

Que la austeridad no ha funcionado, dice el gurú socialista don Paul Krugman. Y otros repiten mecánicamente sin saber muy bien de lo que hablan.

Mientras, yo me pregunto: ¿de qué austeridad están hablando? El gasto público en Europa, que ya era gigantesco, no hizo más que crecer durante la crisis, precisamente en los países más afectados por la misma (salvo en Grecia, que ya debe el 120% de su PIB). ¿Eso es a lo que ellos llaman austeridad?

Si les queda alguna duda, los invito a ver el slide 8 de esta presentación de Power Point que me facilitó el profesor Bob Murphy, del Mises Institute. Apunta que en España, Portugal e Irlanda el gasto público no hizo más que subir entre 2008 y 2010 (la fuente es el BCE). La única excepción es Grecia, porque simplemente ya no tenía ni capacidad de endeudarse. Queda clarísimo que aquí ha habido de todo, menos austeridad:

Si esto es ser austero, Strauss-Kahn es casto.

Se preguntarán: ¿pero durante el 2011 sí que hemos sido austeros? Pues no. Y le cedo la palabra a Juan Ramón Rallo:

En 2011 los Estados de la Eurozona –todos– han gastado más dinero del que se fundieron en 2007, el último año de las falsas vacas gordas, con los erarios a rebosar.

¿Austeridad? El único que de verdad está siendo austero en la presente crisis es el sector privado, que, allá donde le han dejado, no ha tenido más remedio que redimensionarse y cuadrar sus cuentas. Los Estados, sin embargo, han continuado exhibiendo un comportamiento marcadamente irresponsable, que han tratado de camuflar monetizando deuda (como ha sucedido en EEUU y Reino Unido) o prometiendo en solemnes y repetidas cumbres que ya han aprendido la lección y que, esta vez sí, dejarán de gastar más de lo que ingresan.

Así pues, por mucho que se haya querido ligar la recaída en la recesión a partir de la segunda mitad del año a los programas de austeridad pública, semejante argumento carece de toda base. No sólo no ha habido austeridad alguna (el gasto se ha recortado en unos rubros… y se ha incrementado en otros), es que los auténticos problemas de la economía mundial tienen que ver con la enorme incertidumbre sobre la solvencia a largo plazo de nuestras economías.

La primavera árabe y el mártir capitalista

La primavera árabe y el mártir capitalista

Por Aparicio Caicedo

Quién lo diría. La Primavera Árabe fue el efecto de la sublevación de un comerciante “informal” contra un Estado que lo ahogaba con impuestos y regulaciones. Sí, esa esa es la historia que nos cuenta Hernando de Soto en Foreign Policy: “The Real Mohamed Bouazizi“. Se prendió fuego el tunesino frente a una oficina del Gobierno, en su pueblo, y terminó incendiando políticamente a toda la región. No se trataba de un activista ideológico. Se trataba de un ser humano ambicioso que solo quería ser libre para comerciar pacíficamente, ahorrar dinero y poder adquirir bienes de capital que le permitan ser más productivo.

Su objetivo tenía nombre y era bastante concreto: ahorrar para comprar una camioneta Izusu que le permitiera transportar sus mercancías.  Pero el aparato represivo del Gobierno tunesino lo perseguía, para pagar impuestos y permisos burocráticos que simplemente estaban fuera de su alcance, como explica De Soto:

Bouazizi might have tried legalizing his business by establishing a small sole proprietorship. But that’s easier said than done. We calculated that doing that would have required 55 administrative steps totaling 142 days and fees amounting to some $3,233 (about 12 times Bouazizi’s monthly net income, not including maintenance and exit costs).

Un día llegaron los gendarmes del “bien común” y la “justicia social”; le arrebataron todo, le quitaron su medios de subsistencia, las mercancías compradas a crédito. Le arruinaron la vida:

Indeed, by running against the goodwill of the authorities he not only lost his fruits and scale, but also his access to property, credit, and future capital. His merchandise had been bought on credit; once it was confiscated, he couldn’t sell it to pay his creditors back. Because his working tools were confiscated, he had lost his capital. Because the customary arrangement to pay authorities 3 dinars daily for the property right to park his vendor’s cart in 2 square yards of public space had been terminated, he lost his access to the market.

Y así decidió prenderse fuego. Murió semanas después. Su caso avivó la llama revolucionaria en el Magreb, en Egipto, y hasta en Libia. La revista Time lo mencionó como la razón primordial para nombrar de personaje del año a “the protester”. Quién lo diría. Él, un capitalista de cepa, que lo único que quería era más libertad de empresa, es hoy idolatrado por los activista de Ocuppy Wall Street, que buscan exactamente lo contrario.

Un activista del capitalismo se convirtió así en un héroe anticapitalista. Cosas de la vida.

Lean el artículo.