Glosario

Para evitar confusiones, y con el ánimo magnánimo de alivianar la infinita ignorancia de nuestros amados lectores, hemos preparado un glosario de términos que utilizamos comúnmente.

TARTUFO: hombre hipócrita y falso.

TARTUFOCRACIA: dícese de cuando el poder radica en uno o varios hipócritas con complejo mesiánico.

TARTUFÓCRATA: hipócrita que nos convence de que todos formamos parte de una categoría metafísica sagrada (nación, pueblo, patria etc.) que él protegerá contra enemigos tan abstractos como macabros: oligarquías, judíos, islamismo, cristianos, medios privados, capitalistas, trasnacionales, importaciones chinas, masones, rojos, el chupacabras, inmigrantes, etc.

La historia los bautiza de distinta forma, según surgen: fascistas, comunistas, socialdemócratas, neoconservadores, neosocialistas, ecologistas, nacionalistas, independentistas, etc. Unos se dicen de derecha, otros se dicen de izquierda. Todos quieren que el Estado convierta sus prejuicios en leyes.

Todo Tartufócrata que se precie repite machaconamente palabras como “nación”, “pueblo”, “solidaridad”, “interés del ciudadano común”, acompañando siempre el gentilicio correspondiente. Son muy cursis. El individuo es un instrumento de sus delirios metafísicos que ellos llaman “intereses de la nación”.

Al tartufócrata le gustan los eufemismos. Cuando nos roba nuestro dinero, nos llama “contribuyentes” (así nos hacer creer que contribuimos de manera voluntaria); cuando nos manda a morir por algún arribismo geopolítico, nos llama “patriotas” (así nos hace creer que morimos por algo que vale la pena). Cuando nos adoctrina bien, nos llama “buenos ciudadanos” (así nos lleva a no cuestionar el lavado de cerebro que recibimos en el cole). Etc.

ESTADO: medio favorito del tartufócrata para desahogar su afán mesiánico (salvación eterna, igualdad real, justicia social, grandeza nacional, un mundo más seguro, dictadura del proletariado, etc.), por las armas o mediante esa alquimia que algunos llaman “ciencia social” y otros “hechicería”; siempre lo hace a costa de la libertad, el patrimonio o la vida de los demás.

Cada secta de tartufócratas que pasa deja un Estado más poderoso, y menos libertad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s